El móvil nos quita la vida

El móvil, ese aparato tan útil y tan imprescindible en la vida moderna nos lo está quitando todo. ¿Os ha pasado de consultar el móvil, cerrarlo, y a los minutos volver a hacerlo? Y pensar: “vaya, si acabo de entrar y ya no me acordaba que ya había mirado esto”.

 

La válvula de escape

El móvil es una perfecta salida para no afrontar las cosas. Cuando estamos en una situación incómoda de interacción con otras personas ya no necesitamos quedarnos mirando al infinito porque podemos sacar nuestro terminal y decirle: “abdúceme”. Escapamos y nos volvemos frágiles, ya que no afrontamos nada.

La resiliencia se ha puesto muy de moda, sobre todo en el ámbito laboral. Se buscan personas que sean resilientes, pero… ¿esto qué significa? pues se trata de la capacidad de adaptarnos a las situaciones más difíciles y cuando estas quedan atrás, volver a nuestro estado natural sin que nos queden marcas. Es un concepto llevado al comportamiento humano, pero originalmente es algo que se aplica a los materiales.

Si nos ausentamos en los momentos de incomodidad no crecemos, por contra, nos volvemos más pequeñitos. Si no afrontamos esas pequeñas situaciones es como si perdiéramos vida porque le estamos diciendo a nuestro entorno que no queremos estar ahí. Pero eso no es lo peor…

 

La era de pensar ha muerto

Ya no pensamos. Las personas que son capaces de tener grandes ideas no son seres superiores (alguno habrá, pero bueno…). Son personas que invierten su tiempo, mucho tiempo en pensar cómo mejorar algo, en pensar cómo planificar, en dividir tareas para simplificar un objetivo mucho mayor, etc… Pero el mundo se ha llenado de zombies porque cuando llega el momento de pensar y la cosa se complica, cogemos el móvil. Y él nos acoge en su seno de tal forma que es complicado salir, y cuando nos hemos dado cuenta el tiempo ha pasado volando.

 

Volver

Es necesario que volvamos para replantearlo todo. Es necesario ese despertar, ese momento de soledad que ocurre cuando se va la luz y no tenemos batería. Pero es necesario hacerlo por voluntad propia. Tenemos un cerebro por usar y una capacidad por explotar, no somos ovejas en grupo.

 

Mi consejo

Mi consejo es dejar de buscar la huida a través del móvil. Luchar contra su magnetismo en para buscar ese momento en el que pensemos cómo podemos hacer mejor las cosas y pensar el por qué se están haciendo las cosas como se hacen. Afrontemos la incomodidad y la procrastinación de frente y no miremos para otro lado porque son sensaciones que nos harán crecer y nos harán esforzarnos para conseguir ser más resilientes.

Experto en la Gestión de Proyectos Web basados en Drupal con más de 8 años de experiencia. Desarrollo Full Stack (Front-end, Back-end, Site-Builder).

No Replies to "El móvil nos quita la vida"